ORLANDO DICE.. Imponer orden

Orlando Gil

 Los graciosos en las redes ganarán los minutos de fama que merez­can por tomar a relajo el corona­virus, pero igual pagarán conse­cuencia. Algo nuevo en el país en que reina la impunidad.

Eso al menos se piensa con los jovencitos en chercha que desafiaron a la Policía Nacional y el abogado que cambió el horario del toque de queda. Llamaron al diablo y el diablo no tardó mucho en llegar.

Igual pasará o debiera pasar con los expertos de un día para otro que se inventan razones y orientan (entre comillas) a una población temerosa que desgraciadamente recela de las informaciones oficiales.

Algunos se cuidan y solo graban audio, inclu­so atribuyéndose identidad falsa, pues los in­cautos con poco tienen. Y hay gente dispuesta a creerlo todo.

El cancito de llamar al 911 solo por fastidiar fue cortado de una vez y para siempre cuan­do se procedió contra los sin oficios y el servi­cio fue más estricto en sus protocolos.

Un susto a tiempo no solo advierte, sino que previene y evita que lo bueno sea dañado por los malos. Los ejemplos dados fueron más que suficientes y nadie se atreve a tomar a burla esa asistencia.

Tal vez no pueda procederse de la misma ma­nera contra los pescadores en río revuelto, que aun cuando saben que las autoridades no actúan por cuenta propia, sino que aplican las directrices de los organismos regional y mun­dial de salud, reclaman lo difícil de satisfacer en un ambiente de sorpresa y precariedad.

La política estaría de por medio, y sería esa misma política la que cobraría, y no nece­sariamente en las elecciones. También en el ejercicio de gobierno, ya que como se dice en­tre vecinos: “…donde compré, venden ”.

No se les puede pedir a los candidatos que se guarden en sus casas y se callen en lo que pa­sa el temporal, pero si ser justos lo primero.

Están demandando de las autoridades de salud o del gobierno más de lo que honesta­mente saben pueden dar. A falta de eficiencia, la Virgen hará su parte. Como siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *